¿QUÉ SE NECESITA PARA SER CULTURISTA?

VICENTE_red_unname - copia

Hemos dado con la pregunta que conforma la piedra filosofal de cualquier deporte, no sólo del culturismo. La respuesta más inmediata no puede ser más obvia ni sencilla, GENÉTICA, sin embargo, esto se puede matizar mucho, ya que, para lograr obtener un rendimiento digno, los factores a tener en cuenta se multiplican proporcionalmente al nivel al que deseemos llegar.

GENÉTICA. Determinará en cualquier caso nuestro techo de rendimiento y mejoría, en el culturismo, será nuestra capacidad de desarrollo, nuestra línea, nuestras formas, proporciones y simetría. La mala noticias es que nuestra capacidad para modificar estos factores es muy limitada y estamos vendidos ante los caprichos de la madre naturaleza… Pero no todo son malas noticias, hay otros factores de cuyo desarrollo y aplicación somos enteramente responsables. A continuación los enumero, sin orden determinado, pues su importancia variará mucho de una persona a otra, y de sus características, no obstante, TODOS son fundamentales para convertirte en un culturista competitivo.

DISCIPLINA. Esta suele ser la gran vara de medir, que separa a quienes llegan de quienes no. Incluso genéticas menos favorecidas se pueden imponer a otras mejores si la perseverancia, orden, autocontrol y voluntad se imponen para lograr un objetivo concreto. Esto se traduce en un seguimiento exquisito de la dieta, una metodología y constancia en el entrenamiento casi enfermiza, y la fuerza de voluntad y carácter para superarse día a día, sesión tras sesión, kilo a kilo, flexión a flexión, sin excusas ni peros.

TIEMPO. No pretendamos obtener un cuerpo de revista en dos meses. Uno de los grandes errores de los nóveles es quererlo todo, y quererlo ya. Seamos inteligentes. Admiramos los cuerpos de las revistas, de las fotografías, de los grandes reportajes de competiciones, precisamente porque se salen de lo común, incluso dentro del universo del culturismo. Están ahí y así, por algo. En definitiva, porque suelen ser los mejores de entre los mejores. Tener una referencia como Arnold está muy bien, querer ser como Arnold, en la mayor parte de los casos, es una quimera que puede llegar a resultar muy frustrante. Plantéate objetivos más a corto plazo, y ve conquistando logros menores, avanzando etapa a etapa, aprendiendo de quien todavía te lleva la delantera. Un buen consejo puede ser que trates de emular al muchacho o muchacha más sobresaliente de tu gimnasio. Cuando lo consigas, ve a por el siguiente nivel. Esto no te será fácil ni rápido. Ni a ti ni a nadie, pero nadie se saca el carné de conducir y la licencia de fórmula uno a la vez. Date tiempo.

REALISMO. Sé consciente de tus limitaciones. Si no lo eres, el desaliento y la frustración acabarán contigo en poco tiempo. Trabaja más, allá donde más lo necesites, olvídate de gustos y preferencias porque, normalmente, tu grupo más dotado, será también el que más te guste entrenar, y si cedes a esos apetitos, no conseguirás más que ir aumentando tu desproporción. Sé consciente también de los tiempos y plazos. Analiza tu físico y tu tiempo, y, si planeas competir, hazlo con margen, no pretendas perder 10 kilos en 15 días porque, aunque lo consigas, el resultado jamás será mejor que si hubieras llegado con los deberes hechos semanas antes.

ENTORNO APROPIADO. Esto os sonará a muchos. Rodéate, en la medida de la posible, de personas que estimulen tu mente y faciliten tu trabajo. No quiero decir con esto que prescindas de quienes no comparten tu pasión (ellos solos se irán apartando, si nunca les importaste lo suficiente), tan sólo que en la medida de lo posible seas selectivo. En los gimnasios llenos de vida social, móviles, teles, y charlas, de hoy día, esto es sobremanera importante. Ten al lado a quien te aliente, y trata de permanecer impermeable a comentarios capciosos sobre tu físico, tus cambios, tu alimentación y tu supuesta obsesión. Entrenar 4 ó 5 días a la semana, y comer sano, es sin duda un problema psicológico de adicción que requiere tratamiento profesional, pero desayunar un sol y sombra, todos los días, tomar dos cañas en tu almuerzo, dos copas de vino en la comida, y un gin-tonic a media tarde, acompañándolo de 20 cigarrillos diarios, todos los días de tu vida, son hábitos convencionales, normales, que no reflejan ninguna alteración del comportamiento. Es obvio. Si aprendes a asumir que esta cantinela va a estar acompañándote a diario, te será mucho más sencillo no perder los nervios ni dedicar tus energías a banales discusiones en las que no tienes nada que ganar.

ACTITUD. Siempre adelante, siempre positivo, siempre fuerte, siempre dispuesto. Esa es la clave. Como en todos los demás requisitos, se produce una sinergia, y todos se solapan. Si tienes una actitud derrotista y eres débil de carácter, dará igual la genética, el orden, o tu constancia, porque nunca tratarás de mejorar y de vencerte. Las cosas hechas por mera rutina, por que toca, por inercia, nunca hacen sobresalir al actor. Si quieres destacar, ya puedes convertirte en un guerrero, en un luchador incansable. No hablo de agresividad, por supuesto, hablo de una forma de afrontar los retos, la de los ganadores.

Leyendo esto, te habrás dado cuenta de que he obviado alguno de los tópicos más comúnmente leídos. Dieta, entrenamiento, descanso. La explicación es bien clara, son por supuesto indispensables, como lo es un balón para ser futbolista, pero entiendo que, la combinación de los otros factores será la que, en definitiva, optimice esas tres acciones. Esto es, ni tu dieta, ni tu entrenamiento, ni tu descanso, serán buenos si careces de los elementos que aquí he detallado, por otra parte se dan por lógicamente necesarios, como lo es un coche si queremos ser piloto. Y allá donde no llegues, por tiempo, por motivación o por conocimientos, ponte en buenas manos de un profesional que te ayude a progresar. Escoge meticulosamente los suplementos que necesitas, si te decides a tomarlos, y si has escogido correctamente, en seguida te darás cuenta de que merece la pena…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>